Medio Centro

2 abril 2007

Un rácano Madrid no pierde la esperanza de la Liga ganando al Celta en Balaídos

El Celta dominó el partido de principio a fin, pero no supo rematar al equipo blanco, que sigue la estela del Barça

El Real Madrid sigue aferrandose al “Juntos podemos”ganar la Liga al más puro estilo Capello, ganar jugando mal. Esta vez la víctima fue el Celta de Vigo, que sigue con su mal fario en su estadio, a pesar de los amuletos requeridos por el club gallego.
El supuesto once ofensivo”a la antigua”de Capello pareció ser justo lo contrario a lo que se preveía. No obstante, la primera ocasión de gol fue del hoy equipo negro. Raúl, tras un pase perfecto deHiguaín que lo dejó soloante Pinto,noacierta a pegar a la pelota que llega mansa a las manos del portero. Los siguientes minutos siguieron con cierto dominio merengue aunque sin crear peligro. Hasta que Oubiña e Iriney se hicieron con el mando y el Celta comenzó a crear ocasiones, la primera de Bamogo, sin consecuencias. Y en seguida empezó el “Festival Casillas”. Un gran disparo de Gustavo López hizo lucirse al portero de Móstoles. Pero un gran error de la defensa celta dejó el balón a Van Nistelrooy que fue derribado dentro del área por Pinto. El penalti lo transformó el propio delantero holandés para alcanzar los 15 tantos en Liga y poner el 0-1 en el tanteador. Pero el equipo celeste no se vino abajo y siguió con el dominio del balón. Ángel penetró en el área blanca y cayó entre dos defensores, pero el árbitro le mostrótarjeta por simular penalti. El Celta parecía seguir dominando pero la mejor oportunidad fue para el Madrid con un disparo de Van Nistelrooy al palo tras otro error garrafal de la defensa viguesa, desastrosa en la tarde de ayer. El que no desaprovechó la oportunidad fue de nuevo Ángel, que recogió un precioso taconazo de Nené para batir de tiro cruzado a Casillas, ya al filo del descanso. El empate hacía justicia a lo que se había visto sobre el rectángulo de juego.

El Madrid torpe, el Celta con ganas

El Celta salió en la segunda parte a aprovechar el desconcierto del centro del campo blanco, con un Gago que pareció no enterarse de qué iba la película en ningún momento del partido. Nené era una pesadilla y Bamogo y Baiano se movían muy bien entre líneas. Este último vió contestado su disparo con una palomita de Casillas. Capello intentó reaccionar introduciendo a Robinho por el capitán Raúl, incisivo pero infructuoso, y a Emerson por Gago. Este cambio parecía ser más defensivo que ofensivo, como al final así fue.
El Celta lo seguía intentando, pero no conseguía atravesar la muralla que suponía Casillas. Gustavo López, Bamogo, Baiano, todos lo intentaron pero ninguno pudo darle la puntilla al Madrid. Y si no rematas acabas pagando. A ocho minutos para la conclusión, en una envarullada jugada en la frontal del área céltica, Emerson abre a Higuaín, sólo en la banda, que pone un centro raso, Pinto falla y eleva el balón para que Robinho, sólo en el área chica, remate a gol de cabeza. Un injusto premio. Era el primer disparo a puerta del Real Madrid en todo el segundo tiempo. Fue un auténtico mazazo para el Celta del que no llegó a recuperarse a pesar de la ayuda de Guti, que se autoexpulsó.
En definitiva, tres puntos vitales para un Real Madrid que no quiere perder la estela del Barça, al que mantiene a cinco puntos. Además, esta victoria sirve para devolverle la moneda al Celta, que ganó injustamente en el Bernabéu ante un equipo blanco muy superior.

Anuncios

Blog de WordPress.com.