Medio Centro

11 enero 2008

La Copa, esa competición que solo le importa al campeón


En estos días de entre semana de enero se está aprovechando para disputar los octavos de final de la Copa del Rey. A esta ronda se ha llegado después de unos dieciseisavos que han pasado casi desapercibidos para la mayoría de los seguidores. Disponer la ida de las eliminatorias mientras los jugadores internacionales de los equipos estaban concentrados con sus respectivas selecciones parece una idiotez. En ese día solo se disputaron unos cuantos partidos, a los cuales se les dio mucha menos importancia que a los encuentros internacionales, como es lógico. Y digo que es lógico porque ver a los suplentes del Zaragoza contra el Pontevedra, o a un patético Valencia pasarlo muy mal contra el Real Unión de Irún, pues es menos interesante que cualquier partido de selecciones. Es cierto que en el fútbol actual los jugadores deben aguantar una sobrecarga de partidos que puede llegar a afectar seriamente su rendimiento y condición física, por lo que los entrenadores se ven obligados a darle minutos a los menos habituales en estas rondas de la Copa, para que los titulares puedan reponer fuerzas para el siguiente compromiso liguero.
Curiosamente este año es en el que han llegado más equipos de los teóricamente importantes a esta eliminatoria, pero casi todos aprovechan para poner a suplentes, como he comentado. No ha sido el caso del Sevilla – Barcelona, dos rivales de entidad en la Liga que tenían que poner todo lo que tenían sobre el césped si no querían verse superados por su rival. El resultado, un partido típico de Copa, con muchas ocasiones, con mucha intensidad, con mucho ritmo y que como suele pasar, no tuvo muchos goles, 1-1, uno de ellos, el de Henry, de maravillosa ejecución, merece la pena verlo.
El Atlético de Madrid aparentemente quiere lograr este año su décima Copa del Rey, pero sus suplentes no han dado la talla contra el Valladolid y sólo han sacado un empate sin goles en el Calderón. Peor aún ha sido la actuación de los jugadores del Real Madrid en su visita al Ono Estadi de Mallorca. Disponiendo un equipo en el que no habían muchos suplentes (Dudek, Salgado, Higuaín y poco más), ha salido derrotado claramente por un Mallorca que, sin hacer mucho, ha creado varias ocasiones para que la eliminatoria estuviera casi sentenciada. A eso se unía la poca pólvora que tenían los merengues arriba, con Raúl y Robinho desaparecidos, Guti y Sneijder que no se enteraban de la película y sólo Higuaín intentaba hacer algo, además de que marcó el gol del empate momentáneo con una fenomenal volea.
El Valencia, por su parte, ha optado por resarcirse en la Copa de los malos resultados de la Liga, a costa de un Betis que ha tirado el torneo a las primeras de cambio. Con un Joaquín estelar como delantero centro, el equipo ché deja prácticamente sentenciado su parse a cuartos (1-2). El que también ha dejado el trabajo hecho es el Getafe, que le metió un 3-0 inapelable al Levante, que no levanta cabeza. Bilbao y Español han dejado todo para la vuelta, aunque el empate a un gol da ventaja a los periquitos. La anécdota de este partido fue la intención del entrenador de los leones, Joaquín Caparrós, de estrechar el campo, algo que Ernesto Valverde, entrenador del Español y el árbitro no permitieron. El Zaragoza también empató en casa contra el Racing a un gol, pero fue superior a su rival y solo vió como le empataban cuando el colegiado señaló un inexistente penalti de Sergio Fernández que transformó Garay. El defensa maño fue, además, expulsado en esa acción.
En fin, hasta aquí la ida de los octavos de final de la Copa del Rey 2008. Una competición que cada año pierde más adeptos y que su formato es cada vez menos atractivo. Es esa competición que solo importa al campeón, el resto se conforman diciendo: “Bah, es un torneo menor”. Pues si jugar la Supercopa y clasificarse directamente a la UEFA es un mal premio, no sé que quieren tener.

PS: Como seguidor madridista, no he visto nunca ganar al Real Madrid una Copa del Rey. La última vez que alzaron el torneo del KO, un servidor correteaba por su casa con 4 años de edad. Así que es una competición que me hace mucha ilusión que gane mi equipo, espero que remontemos al Mallorca y ganemos la Copa

25 diciembre 2007

"2007 es para estar orgullosos"

Con esta frase del capitán del Real Madrid, Raúl González, inicio mi resumen del que ha sido un gran año para el Real Madrid Club de Fútbol:

2007, un nuevo amanecer

Todo el mundo era pesimista con el Real Madrid a principios del año 2007. El equipo de Capello venía atravesando una mala racha de resultados tanto en Liga, donde se encontraba tercero y jugando muy mal, como en Copa del Rey, donde quedó eliminado en octavos por el Betis. Además, luego vendría el palo tremendo de quedar fuera de la Liga de Campeones en octavos (como los dos años anteriores) ante el Bayern de Munich, que estaba atravesando una de sus peores crisis de los últimos años. Pero Capello consiguió unir de una forma increíble a su plantilla, convenciéndoles de que era posible ganar la Liga. El club se lo tomó muy en serio y realizó un llamamiento a la afición, aquel famoso Juntos podemos ganar la Liga. Todo ésto surgió tras el partido en el Camp Nou ante el eterno rival a ganar la Liga, el Barcelona. En ese partido la suerte no estuvo a favor de los merengues, que vieron como Messi les empataba un partido que tenían ganado en el minuto 90. Pero se vio un equipo totalmente distinto al del resto del año; un equipo comprometido con la causa, que se creía que podían ganar, que sabía que iba a hacerlo… y que al final lo hizo. Una casta que jamás había visto en unos jugadores con la zamarra blanca, liderados por un inconmensurable Ruud Van Nistelrooy que marcó 10 goles en 7 jornadas y que se quedó a uno sólo de la Bota de Oro. La escuadra blanca siempre se encontraba con el marcador a favor, parecía que la suerte siempre estaba en su contra, pero con coraje siempre daban la vuelta a resultados adversos. De los últimos 17 partidos, el Real Madrid ganó o empató 9 encuentros en los que iba perdiendo, la mayoría de ellos conseguidos en los últimos minutos, lo que demostraba que el equipo nunca jamás se rendía. El que con mejor sabor de boca recordamos todos fue el partido contra el Español en el Bernabéu. Corría el 12 de mayo, y el Español sorprendió a un lanzado Real Madrid poniéndose 0-2 en el marcador a los 25 minutos. Van Nistelrooy acortó diferencias, pero el rifle Pandiani puso el 1-3 con el que se llegó al descanso. Todos los madridistas lo veíamos perdido, la ilusión que se había creado se nos vino abajo. Pero primero Raúl, más tarde Reyes y definitivamente Higuaín consiguieron una de las mejores remontadas que he visto nunca. Desde ese momento, que además supuso el liderato para los blancos, todos veíamos claro que íbamos a ganar la Liga. Daban igual los inconvenientes que se presentasen, Ruud, Raúl, R. Carlos, Beckham y compañía iban a ganar. Y si no eran ellos, era Tamudo el que les ayudaba. Sus dos goles en el Camp Nou en la penúltima jornada dieron la Liga en bandeja al conjunto de Fabio Capello, que no desaprovechó en la última jornada contra el Mallorca en el Bernabéu, eso sí, remontando el primer gol de Varela, con dos de un Reyes estelar y otro de Diarrà, el siempre criticado Diarrà. La Liga volvía con su legítimo dueño cuatro años después y se celebró como ninguna. Sin duda alguna, ésta fue la Liga que más he disfrutado como seguidor madridista.

Y este año comenzó con una revolución que todos esperaban: Ramón Calderón, en su afán por buscar la excelencia, despidió al campeón Capello para traer al novato Bernd Schuster. Todos nos temíamos lo peor. Además, se realizaron 8 fichajes (Metzelder, Pepe, Saviola, Dudek, Sneijder, Drenthe, Robben y Heinze) además de repescar a Baptista y Soldado, algo muy raro para un equipo campeón. Aunque el nombre de los fichajes nos hacía esperar lo mejor, el dubitativo inicio de temporada, que trajo consigo la pérdida de la Supercopa de España contra el Sevilla (1-0 en el Pizjuán, 3-5 en el Bernabéu), no nos hacía esperar mucho de este nuevo equipo. Pero la remontada, como no, contra el Atlético en la primera jornada de Liga y la tremenda goleada 0-5 en Villarreal hizo que todos cambiásemos de opinión. Además, el Barça tenía problemas internos con Ronaldinho, Eto’o se lesionó y sólo Messi estaba a la altura. Desde entonces el Real Madrid ha estado imparable en Liga, donde es líder con 7 puntos de ventaja sobre los de la Ciudad Condal, tras ganarles en el Camp Nou 0-1 con un tremendo gol de Baptista. Sinceramente y a no ser que pase una catástrofe, el Real Madrid es el único candidato a ganar la Liga, habiendo demostrado ser muy superior a todos sus rivales. Y 2008 parece que va a ser el año del resurgir en Europa, donde es también uno de los máximos candidatos a ganar la Champions en Moscú.

Aquí os dejo un resumen de lo que ha sido este año para el Real Madrid, disfruten (lo siento por la música, pero es lo que hay):

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.