Medio Centro

18 febrero 2008

En el año del Centenario no, ¡por favor!

Parece que la Primera División del fútbol español tiene algo contra el Real Murcia. Cada vez que asoma la cabeza por ella, se la quiere cortar. El equipo de la ciudad del Segura está condenado por lo visto a ser un equipo ‘ascensor’. Esta temporada parece tener solución. Pero cuál es esa solución es el gran dilema de los aficionados. El partido contra el Almería nos dejó a un Murcia hundido en la tabla, penúltimo, pero a sólo tres puntos de la salvación. Lo peor es la imagen que dejaron los chicos de Alcaraz, la de un equipo sin gol, sin claridad de juego, sin profundidad, plano. Pero esto no es algo nuevo. Al principio de la temporada, el juego ramplón del equipo era rentable, ya que se marcaban las pocas ocasiones que se generaban. Pero eso pasó a la historia. Las continuas lesiones de jugadores de ataque (Baiano, máximo goleador del equipo, lleva tres jornadas sin poder jugar) y la falta de ideas en el centro del campo ha propiciado un cambio a peor que, acompañado de unos inusuales fallos en defensa, ha llevado al Murcia al descenso. Pero es que el Murcia hoy en día no le marca ni al arco iris. En los calentamientos previos a los partidos de los granas en Nueva Condomina, he podido observar que las jugadas ensayadas de centro-remate, ninguno de esos remates acaba en gol, ninguno. El técnico granadino no ha trabajado el remate, y eso se nota. El Murcia tiene jugadores, tiene presupuesto, tiene nombre… pero sin gol no eres nadie.
El Almería por su parte es un equipo trabajado, un equipo que no da un balón por perdido y que cuando llega al área rival, lo hace con mucho peligro. Si a esto le añades la impresionante aparición del guardamenta Diego Alves, pues tienes al mejor equipo del 2008. Un equipo que tiene bastante menos presupuesto que el presidido por Jesús Samper. El Real Murcia tampoco está teniendo ni una pizca de suerte. No tiene la suerte de engatillar un tiro desde donde sea y que entre, como le pasó a Sinama-Pongolle con su gol al Deportivo; tampoco tiene la suerte de que en un córner el equipo rival se despiste, como sí le pasó al Murcia contra el Levante en el gol de Álvaro; tampoco ha tenido la suerte de que un libre directo le entre… Pero soy de los que cree que la suerte hay que buscarla, y el Real Murcia no la está buscando, el señor Lucas Alcaraz no la está buscando. El granadino nos ascendió, pero ya es hora de buscar alternativas, un revulsivo que nos haga salir de la crisis, alguien que saque este barco a flote. Y que no nos olvidemos, estamos en el año de nuestro Centenario. No podemos descender en el año del Centenario, ¡por favor!Siempre se le estará agradecido a Alcaraz por todo lo que nos ha dado pero, como dice mi amigo Luis, “un ascenso no es un contrato de por vida”.

Blog de WordPress.com.