Medio Centro

26 enero 2008

La clase vuelve a Riazor


Todo aquel que me conozca sabrá perfectamente mi admiración por Juan Carlos Valerón. Uno de los jugadores españoles con más clase y calidad de los últimos años vuelve a una convocatoria con el Deportivo un año después de su última aparición en una lista. El jugador de Arguineguín podría disputar sus primeros minutos de la temporada contra el Valladolid.
Valerón es la clase, el estilo, la visión de juego, el regate, el gol y lo más parecido que ha dado España a Zinedine Zidane. Se formó, como no, en las categorías inferiores de la Unión Deportiva Las Palmas, club con el que debutó en Segunda en 1995. Dos años después, el Mallorca, recién ascendido a Primera División, ficha a Valerón, que jugó su primer partido en la máxima categoría contra el Valencia. Su magnífica temporada en el equipo balear no pasa desapercibida para el Atlético, que no duda en ficharlo. Valerón le quitó el sitio en el Calderón a Juninho, el que era el fichaje estrella del Atleti. Pero Valerón llegó en la peor época de la Historia atlética, que supuso el descenso a Segunda en el 2000. Un jugador de la calidad de Valerón no podía permitirse el lujo de volver a Segunda, por lo que decidió irse al reciente campeón de Liga, el Deportivo de la Coruña. En el conjunto gallego Valerón vivió sus mejores años de futbolista, formando asociaciones perfectas con Víctor, Fran, Tristán y Makaay en la delantera deportivista. El éxito se vio reflejado en la conquista de la Copa del Rey en 2002 ante el Real Madrid en el famoso “Centenariazo” (qué dolor, por cierto). Además, Europa se rindió ante el Eurodepor. Todos recordaremos en nuestra memoria aquel 4-0 al Milán que sirvió al Depor para clasificarse para las semifinales de la Champions, remontando el 4-1 de la ida.
Pero no todo han sido alegrías en el Deportivo. En febrero de 2006, Valerón se rompe el ligamento cruzado anterior de la rodilla. Seis meses después, vuelve a recaer. A principios de 2007, cuando parecía superada la terrible lesión, Valerón recae de nuevo. Un auténtico calvario de casi dos años que nos han impedido disfrutar del jugador español con más clase de los últimos 20 años. Este via crucis puede verse acabado mañana si el jugador canario puede jugar unos minutos contra el Valladolid en Riazor. El fútbol ha ganado la guerra a las lesiones, Valerón sale victorioso.

Anuncios

11 enero 2008

La Copa, esa competición que solo le importa al campeón


En estos días de entre semana de enero se está aprovechando para disputar los octavos de final de la Copa del Rey. A esta ronda se ha llegado después de unos dieciseisavos que han pasado casi desapercibidos para la mayoría de los seguidores. Disponer la ida de las eliminatorias mientras los jugadores internacionales de los equipos estaban concentrados con sus respectivas selecciones parece una idiotez. En ese día solo se disputaron unos cuantos partidos, a los cuales se les dio mucha menos importancia que a los encuentros internacionales, como es lógico. Y digo que es lógico porque ver a los suplentes del Zaragoza contra el Pontevedra, o a un patético Valencia pasarlo muy mal contra el Real Unión de Irún, pues es menos interesante que cualquier partido de selecciones. Es cierto que en el fútbol actual los jugadores deben aguantar una sobrecarga de partidos que puede llegar a afectar seriamente su rendimiento y condición física, por lo que los entrenadores se ven obligados a darle minutos a los menos habituales en estas rondas de la Copa, para que los titulares puedan reponer fuerzas para el siguiente compromiso liguero.
Curiosamente este año es en el que han llegado más equipos de los teóricamente importantes a esta eliminatoria, pero casi todos aprovechan para poner a suplentes, como he comentado. No ha sido el caso del Sevilla – Barcelona, dos rivales de entidad en la Liga que tenían que poner todo lo que tenían sobre el césped si no querían verse superados por su rival. El resultado, un partido típico de Copa, con muchas ocasiones, con mucha intensidad, con mucho ritmo y que como suele pasar, no tuvo muchos goles, 1-1, uno de ellos, el de Henry, de maravillosa ejecución, merece la pena verlo.
El Atlético de Madrid aparentemente quiere lograr este año su décima Copa del Rey, pero sus suplentes no han dado la talla contra el Valladolid y sólo han sacado un empate sin goles en el Calderón. Peor aún ha sido la actuación de los jugadores del Real Madrid en su visita al Ono Estadi de Mallorca. Disponiendo un equipo en el que no habían muchos suplentes (Dudek, Salgado, Higuaín y poco más), ha salido derrotado claramente por un Mallorca que, sin hacer mucho, ha creado varias ocasiones para que la eliminatoria estuviera casi sentenciada. A eso se unía la poca pólvora que tenían los merengues arriba, con Raúl y Robinho desaparecidos, Guti y Sneijder que no se enteraban de la película y sólo Higuaín intentaba hacer algo, además de que marcó el gol del empate momentáneo con una fenomenal volea.
El Valencia, por su parte, ha optado por resarcirse en la Copa de los malos resultados de la Liga, a costa de un Betis que ha tirado el torneo a las primeras de cambio. Con un Joaquín estelar como delantero centro, el equipo ché deja prácticamente sentenciado su parse a cuartos (1-2). El que también ha dejado el trabajo hecho es el Getafe, que le metió un 3-0 inapelable al Levante, que no levanta cabeza. Bilbao y Español han dejado todo para la vuelta, aunque el empate a un gol da ventaja a los periquitos. La anécdota de este partido fue la intención del entrenador de los leones, Joaquín Caparrós, de estrechar el campo, algo que Ernesto Valverde, entrenador del Español y el árbitro no permitieron. El Zaragoza también empató en casa contra el Racing a un gol, pero fue superior a su rival y solo vió como le empataban cuando el colegiado señaló un inexistente penalti de Sergio Fernández que transformó Garay. El defensa maño fue, además, expulsado en esa acción.
En fin, hasta aquí la ida de los octavos de final de la Copa del Rey 2008. Una competición que cada año pierde más adeptos y que su formato es cada vez menos atractivo. Es esa competición que solo importa al campeón, el resto se conforman diciendo: “Bah, es un torneo menor”. Pues si jugar la Supercopa y clasificarse directamente a la UEFA es un mal premio, no sé que quieren tener.

PS: Como seguidor madridista, no he visto nunca ganar al Real Madrid una Copa del Rey. La última vez que alzaron el torneo del KO, un servidor correteaba por su casa con 4 años de edad. Así que es una competición que me hace mucha ilusión que gane mi equipo, espero que remontemos al Mallorca y ganemos la Copa

12 diciembre 2007

Al borde del abismo

Filed under: 2008, Árbitros, mallorca, Primera División, real madrid, Real Murcia, sevilla — Yazid @ 6:27 pm

El Real Murcia ha encadenado siete partidos sin conseguir la victoria (si contamos el partido de Copa ante el Valladolid), por lo que se ha ido acercando cada vez más a la zona negra de la clasificación de Primera. Pero aun así, todavía no sabe lo que es estar en puestos de descenso. Aunque también es cierto que los últimos resultados obtenidos por los equipos de “la liga” del Murcia le han obligado a ir bajando posiciones cada jornada. Tras ganar al Recreativo, los granas estaban tranquilamente en el puesto 11º a 6 puntos del descenso, teniendo incluso los puestos UEFA a menos distancia, 5 puntos. Esa victoria dio tranquilidad… quizá demasiada. Porque desde entonces no han sido capaces de llevarse los tres puntos. A pesar de haber estado a punto de conseguirlos, como contra Real Madrid y Mallorca, no han podido cortar la mala racha. A todo esto se le une unos continuos errores arbitrales que ya empiezan a parecer algo más que simple casualidad. Recordemos sólo las cuatro últimas jornadas: contra el Valencia en Mestalla, una falta sobre Regueiro, pitada incomprensiblemente a favor ché, trajo consigo el gol de Helguera. Contra el Real Madrid, Daudén Ibáñez no dudó en dar validez al gol de Robinho, a pesar de que el brasileño estaba en clamoroso fuera de juego; además, cuando corría el minuto 85 de partido cuando Cannavaro derribó claramente a Abel dentro del área, pero curiosamente el árbitro amonestó al jugador grana por tirarse, supuestamente. Algo así pasó en Mallorca, pero esta vez los protagonistas fueron Íñigo Vélez y el portero Lux: el delantero vasco recortó al portero, que se lo llevó por delante, pero el árbitro Velasco Carballo sacó amarilla al ariete grana. Y si esto no es suficiente, ahora viene el penalti de Sevilla. Con 1-0 para los sevillistas, Peña va al suelo con la plancha por delante para robar el balón a Kerzhakov, pero lo derriba fuera del área. Pues Rodríguez Santiago señaló el punto fatídico, “bien” ayudado por su linier.
En fin, una serie de actuaciones que nos han perjudicado seriamente y que nos están condenando, jornada tras jornada, a caer en puestos de descenso. Pero al menos nos queda el buen sabor de boca que deja la mejora de juego del equipo de Alcaraz, y si a eso le unimos que Íñigo y Baiano han vuelto a ver puerta, podemos esperar que esto vaya a mejor.
En cuanto a los árbitros, no pido que nos favorezcan, sino que sean justos con ambos conjuntos. Ya nos jodieron bien cuando descendimos hace poco más de tres años, que no nos vuelva a pasar, por Dios.

Blog de WordPress.com.