Medio Centro

12 abril 2008

Schuster vs. Clemente: el duelo está en el banquillo

Madrid y Murcia se enfrentan en uno de los duelos, a priori, más desigualados de la Liga · Mejía, Iván y García, bajas


Mucho se ha hablado esta semana del mal ambiente que vive Javier Clemente, entrenador del Real Murcia, en el Santiago Bernabéu. El técnico vasco comentó que el coliseo madridista es el es estadio donde peor le han tratado de toda España. “Me llaman de todo e incluso me sacaron una navaja”, aseguró el preparador grana. Además, también se ha comentado la mala relación que tiene con Bernardo Schuster, entrenador del Real Madrid. El de Barakaldo acusó al alemán de aprovecharse de su situación de privilegio para cargar contra los árbitros buscando el beneficio propio. En una entrevista para Marca, Clemente dijo no entender que los árbitros puedan ayudar al Madrid después de que su entrenador les critique duramente, como estrategia. “Es como si tú me insultas y yo, además, te presto mi ayuda”, manifestó el técnico. Desde la zona blanca, se ha valorado mal los comentarios de Clemente, opinando que pueden provocar a la propia afición.

El partido
Pero entre este tenso ambiente, se disputa un partido importantísimo para los dos conjuntos, pero por motivos muy diferentes. El Real Madrid busca dar un pasito más para asegurarse cuanto antes el título de Liga. Mientras, el Murcia quiere hacer historia y lograr algo positivo del Bernabéu para no verse condenado definitivamente a la Segunda División. Para conseguir ese objetivo, Javi Clemente no podrá contar con dos de sus hombres clave, como son el defensa Álvaro Mejía y el delantero Iván Alonso, ambos por acumulación de tarjetas. Otro que no estará será Pablo García, que se volvió a lesionar y estará otras tres semanas de baja. Lo más probable es que Ochoa ocupe el puesto de Mejía en la zaga y Goitom el de Iván en punta.
Por parte del equipo merengue, Schuster no tendrá a sus disposición a Sergio Ramos, expulsado en el último partido contra el Mallorca, ni con Fabio Cannavaro, reservado para Santander. A los dos defensas, se le suma otro por lesión, el alemán Christoph Metzelder, que sigue recuperándose de una operación, al igual que Ruud Van Nistelrooy.

Los granas, a romper con la Historia

El Real Murcia ha visitado 17 veces el estadio Santiago Bernabéu en sus 100 años de historia. Y es, sin duda, el campo que peor se le ha dado. Sólo ha sido capaz de sumar un punto en esos 17 partidos. El equipo de Clemente sabe que la historia se les viene encima, pero también son conscientes de que una victoria en el Bernabéu les daría la suficiente moral como para salvarse del descenso. Pero no lo tendrán nada fácil, ya que juegan contra el líder sólido de esta Liga. De hecho, a priori, es uno de los duelos más desigualados de toda la temporada.

Anuncios

11 febrero 2008

Guti, nacido para villano

En el fútbol de hoy en día estamos acostumbrados a encumbrar a jugadores que nacieron fuera de nuestras fronteras como los mejores del mundo. Desde siempre han sido más valorados los foráneos que los nacionales. Di Stéfano, Pelé, Maradona, Cruyff, Ronaldo, Zidane, Ronaldinho, Kakà… y demás futbolistas que eran los ídolos de muchos jóvenes españoles. Pero España no ha carecido de grandes estrellas mundiales. Quizá el más grande fuese Francisco Gento, ese mítico extremo izquierda que jugó ocho finales continentales con el Real Madrid, ganando seis de ellas. Pero hoy en día siguen habiendo jugadores españoles con muchísima clase, con ciertas características que no se ven en otros. José María Gutiérrez, ‘Guti’, es de esos futbolistas que tienen algo más que el resto. Siempre se ha dicho que jugadores como Ronaldo, Zidane, Ronaldinho, etcétera, te pueden resolver ellos solos un encuentro. Pues Guti también. La visión de juego de Guti no la tiene casi nadie en el mundo. Y ha esa visión se le añade una maestría para colocar el balón en el sitio justo que, si fuera italiano o argentino, ya se habría llevado un Balón de Oro, por lo menos. Pero además de ser español, Guti tiene otro problema: es un canterano que ha jugado toda su vida en el Real Madrid. Sí, aunque no lo parezca, es un problema. Siempre ha vivido a la sombra de Raúl. El hoy capitán blanco era el ‘bueno’ de esa generación que dio la cantera blanca, entre los que se encontraba Guti. Desde un primer momento, allá por 1995, Guti fue un actor secundario, un jugador que salía al campo sólo para cubrir el puesto de un jugador titular. Así estuvo muchos años. Además, tenía la ventaja de que no había costado un duro al Madrid, por lo tanto no pasaba nada con dejarlo en el banquillo o en la grada. Pero Guti es un jugador de raza, de los que disfruta jugando y de los que siempre quiere ganar. Su afán, a veces insostenible, le ha jugado muchas malas pasadas, y muchas expulsiones absurdas que le colgaron el cartel de ‘niñato’, de jugador polémico. Se veía que rendía en muchas posiciones: de delantero centro (marcó 14 goles en la 2000-01), de medio centro, de media punta, de interior, incluso de medio defensivo. Por lo tanto se contrataba por muchos millones a un jugador titular, y Guti le cubría el sitio.
Con el paso de los años, con la caída de la era galáctica, Guti fue cobrando protagonismo, bien por necesidad, bien por merecimiento, pero Guti empezó a ser importante. Y fue en este momento cuando destapó su mayor característica, su mejor arma: el pase de gol. Era el último año de Zidane de blanco, y el Madrid le buscaba un sucesor, un jugador capaz de ver un hueco donde no lo había y crear un gol. Y lo tenía en casa. Un servidor todavía recuerda con emoción el partido entre Real Madrid y Sevilla aquel año en Chamartín. Guti marcó un gol y le dio otros tres en bandeja a su maestro, Zidane. Uno de esos pases fue un taconazo de espaldas que dejó al galo sólo ante Palop. No falló y el Madrid ganó 4-2.
El año siguiente se creía que Guti sería indiscutible, pero el entramado defensivo de Capello le volvió a sentar. El italiano le encontró un sitio a Guti… en las segundas partes. Y el de Torrejón no le falló, dando muchos pases imposibles que acababan en gol. Gracias a su visión y al acierto de Van Nistelrooy, el Real Madrid pudo poner fin a tres años de sequía conquistando la Liga.
Y esta temporada tenía que ser el líder del equipo de Schuster. Y lo está siendo. Eso sí, no podía faltar la polémica. Un mal partido suyo y de su equipo en Murcia cabreó a Guti, que haciendo una de las suyas, fue expulsado. Eso cabreó al alemán, que no dudo en castigarlo con el banquillo. Además, la buena labor de Sneijder y Baptista le cerraban el paso. Pero cuando por necesidad tuvo que volver, se asentó definitivamente en el once de Schuster. Con Baptista, con Sneijder, con Gago, con Diarrà… da igual con quien juegue, Guti los hace jugar. Ayer fue otro ejemplo, quizá el más claro, de que Guti es, a pesar de todo, un fuera de serie. Su partido ayer me ha llevado a escribir este artículo, ya que creo que fue el mejor partido de Guti desde que forma parte del primer equipo del Real Madrid. Espero que Luis tenga remordimientos de conciencia por no convocarlo.

25 diciembre 2007

"2007 es para estar orgullosos"

Con esta frase del capitán del Real Madrid, Raúl González, inicio mi resumen del que ha sido un gran año para el Real Madrid Club de Fútbol:

2007, un nuevo amanecer

Todo el mundo era pesimista con el Real Madrid a principios del año 2007. El equipo de Capello venía atravesando una mala racha de resultados tanto en Liga, donde se encontraba tercero y jugando muy mal, como en Copa del Rey, donde quedó eliminado en octavos por el Betis. Además, luego vendría el palo tremendo de quedar fuera de la Liga de Campeones en octavos (como los dos años anteriores) ante el Bayern de Munich, que estaba atravesando una de sus peores crisis de los últimos años. Pero Capello consiguió unir de una forma increíble a su plantilla, convenciéndoles de que era posible ganar la Liga. El club se lo tomó muy en serio y realizó un llamamiento a la afición, aquel famoso Juntos podemos ganar la Liga. Todo ésto surgió tras el partido en el Camp Nou ante el eterno rival a ganar la Liga, el Barcelona. En ese partido la suerte no estuvo a favor de los merengues, que vieron como Messi les empataba un partido que tenían ganado en el minuto 90. Pero se vio un equipo totalmente distinto al del resto del año; un equipo comprometido con la causa, que se creía que podían ganar, que sabía que iba a hacerlo… y que al final lo hizo. Una casta que jamás había visto en unos jugadores con la zamarra blanca, liderados por un inconmensurable Ruud Van Nistelrooy que marcó 10 goles en 7 jornadas y que se quedó a uno sólo de la Bota de Oro. La escuadra blanca siempre se encontraba con el marcador a favor, parecía que la suerte siempre estaba en su contra, pero con coraje siempre daban la vuelta a resultados adversos. De los últimos 17 partidos, el Real Madrid ganó o empató 9 encuentros en los que iba perdiendo, la mayoría de ellos conseguidos en los últimos minutos, lo que demostraba que el equipo nunca jamás se rendía. El que con mejor sabor de boca recordamos todos fue el partido contra el Español en el Bernabéu. Corría el 12 de mayo, y el Español sorprendió a un lanzado Real Madrid poniéndose 0-2 en el marcador a los 25 minutos. Van Nistelrooy acortó diferencias, pero el rifle Pandiani puso el 1-3 con el que se llegó al descanso. Todos los madridistas lo veíamos perdido, la ilusión que se había creado se nos vino abajo. Pero primero Raúl, más tarde Reyes y definitivamente Higuaín consiguieron una de las mejores remontadas que he visto nunca. Desde ese momento, que además supuso el liderato para los blancos, todos veíamos claro que íbamos a ganar la Liga. Daban igual los inconvenientes que se presentasen, Ruud, Raúl, R. Carlos, Beckham y compañía iban a ganar. Y si no eran ellos, era Tamudo el que les ayudaba. Sus dos goles en el Camp Nou en la penúltima jornada dieron la Liga en bandeja al conjunto de Fabio Capello, que no desaprovechó en la última jornada contra el Mallorca en el Bernabéu, eso sí, remontando el primer gol de Varela, con dos de un Reyes estelar y otro de Diarrà, el siempre criticado Diarrà. La Liga volvía con su legítimo dueño cuatro años después y se celebró como ninguna. Sin duda alguna, ésta fue la Liga que más he disfrutado como seguidor madridista.

Y este año comenzó con una revolución que todos esperaban: Ramón Calderón, en su afán por buscar la excelencia, despidió al campeón Capello para traer al novato Bernd Schuster. Todos nos temíamos lo peor. Además, se realizaron 8 fichajes (Metzelder, Pepe, Saviola, Dudek, Sneijder, Drenthe, Robben y Heinze) además de repescar a Baptista y Soldado, algo muy raro para un equipo campeón. Aunque el nombre de los fichajes nos hacía esperar lo mejor, el dubitativo inicio de temporada, que trajo consigo la pérdida de la Supercopa de España contra el Sevilla (1-0 en el Pizjuán, 3-5 en el Bernabéu), no nos hacía esperar mucho de este nuevo equipo. Pero la remontada, como no, contra el Atlético en la primera jornada de Liga y la tremenda goleada 0-5 en Villarreal hizo que todos cambiásemos de opinión. Además, el Barça tenía problemas internos con Ronaldinho, Eto’o se lesionó y sólo Messi estaba a la altura. Desde entonces el Real Madrid ha estado imparable en Liga, donde es líder con 7 puntos de ventaja sobre los de la Ciudad Condal, tras ganarles en el Camp Nou 0-1 con un tremendo gol de Baptista. Sinceramente y a no ser que pase una catástrofe, el Real Madrid es el único candidato a ganar la Liga, habiendo demostrado ser muy superior a todos sus rivales. Y 2008 parece que va a ser el año del resurgir en Europa, donde es también uno de los máximos candidatos a ganar la Champions en Moscú.

Aquí os dejo un resumen de lo que ha sido este año para el Real Madrid, disfruten (lo siento por la música, pero es lo que hay):

Blog de WordPress.com.